Los fósiles de dinosaurio más conocidos

Los fósiles de dinosaurio más conocidos, en la actualidad, los dinosaurios están prácticamente en todas y cada una partes: desde las mascotas deportivas hasta los descubrimientos científicos, estos réptiles llenan un espacio particular en la cabeza colectiva.

Para la mayor parte de la gente, los dinosaurios son atractivos por su importante tamaño, su ferocidad y pues están extinguidos. Todo el planeta desea entender mucho más sobre estos animales que una vez dominaron el planeta con su poder y fuerza.

Por este motivo, prosigue habiendo una moda por los fósiles de dinosaurios y los nuevos descubrimientos. Si le resulta interesante la crónica de la raza humana, entonces precisa comprender mucho más sobre los restos de estas gigantes bestias. Estos restos le asistirán a comprender mejor la vida que existía hace millones de años.

En este momento puede conocer la tienda para conseguir atrayentes réplicas de cráneos y fósiles de dinosaurios. Le asistirán a estudiar mucho más sobre estos animales prehistóricos.

¿Cuántos géneros de dinosaurios se descubrieron en la Tierra?

Le sorprenderá entender que hasta hoy se han nombrado y también reconocido mucho más de 700 especies distintas de dinosaurios. Pero los especialistas en paleontología piensan que hay considerablemente más fósiles por conocer.

Si bien el Tyrannosaurus rex es el mucho más popular de todos, los científicos de todo el planeta han encontrado esqueletos de dinosaurios que miden desde unos pocos centímetros hasta múltiples metros.

Cinco conocidos fósiles de dinosaurios de todo el planeta

Antes de proponerse la oportunidad de obtener restos de réptiles prehistóricos, es indispensable saber un tanto mucho más sobre los cinco fósiles de dinosaurios mucho más conocidos de todo el mundo.

1. Fósil de Iguanodonte

Con un nombre de género oficial, el Iguanodon fue un dinosaurio muy discutido entre los paleontólogos. Ciertos llegaron a cuestionar si este reptil existió o no. William Buckland creyó que los huesos eran de un lagarto. Pero fue Richard Owen quien probó que el Iguanodon era un dinosaurio.

2. Esqueleto de Archaeopteryx

Tras la publicación de «El origen de las especies» de Converses Darwin, se generaron múltiples descubrimientos sensacionales relacionados con los dinosaurios. Uno de estos descubrimientos fue la conservación de los fósiles de Archaeopteryx, el eslabón perdido entre las aves y los dinosaurios.

3. Fósil de Diplodocus

La mayor parte de los fósiles de dinosaurios descubiertos a fines del siglo XVIII y principios del XIX eran de pequeños ornitópodos. Pero había un saurópodo que resaltaba, popular como Diplodocus. Sus restos eran levemente mucho más enormes que los de los terópodos y se descubrió en América del Norte. Desde entonces, el Diplodocus llamó la atención del público generalmente.

4. Fósil de Maiasaura

Jack Horner fue el primero en conocer las ubicaciones de anidación del Maiasaura. Hablamos de un hadrosaurio (dinosaurio con pico de pato) de tamaño medio que vivía en manadas en el oeste americano. Desde esqueletos bien preservados y nidos fosilizados, se demostró que estos dinosaurios tenían una vida familiar activa. Son de las escasas especies que no abandonan a sus crías tras la eclosión.

5. El esqueleto de Sinosauropteryx

Entre los primeros ejemplos de «dinosaurio ave» es el fósil de Sinosauropteryx, entre los primeros dinosaurios emplumados populares. Ciertas indagaciones detallan que este Sinosauropteryx se encontraba algo relacionado con el Archaeopteryx.

¿Qué nos han enseñado los fósiles?

El estudio de los fósiles ha ayudado a los paleontólogos a saber desde cuándo existe la vida y de qué manera se relacionan los diferentes animales y plantas. Ha entregado información sobre de qué forma existía la vida hace millones de años, con información descriptiva sobre los ámbitos viejos.

Si desea comprender mucho más sobre los fósiles o tiene cuestiones sobre las réplicas de cráneos de dinosaurios, nos encontramos aquí para usted. Elegimos modelos de resina explicados para agradar a los entusiastas del Mesozoico, tanto jóvenes como mayores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *