Los dinosaurios más peligrosos

Los dinosaurios más peligrosos, por norma establecida, no te agradaría hallarte con un dinosaurio, pero la verdad es que ciertas especies eran considerablemente más peligrosas que otras. Descubrirás diez géneros de dinosaurios que podrían transformarte de forma rápida en un almuerzo (mucho más un plus).

El primordial «villano» de Jurassic World es el Indominus Rex cambiado genéticamente, que es un dinosaurio terrorífico. Pero estos dinosaurios son aún mucho más espantosos, pues verdaderamente aparecieron.

El dinosaurio mucho más arriesgado era el Giganotosaurus. Con la capacidad de vencer a un Tiranosaurio Rex, este depredador pesaba hasta diez toneladas. Era entre los pocos carnívoros que podía poder esta hazaña. Descubramos mucho más sobre todos estos peligrosos réptiles.

diez. Diplodocus: un látigo alarmante

Quizás crea que el Diplodocus no está entre los dinosaurios mucho más peligrosos de todo el mundo. ¿Diplodocus, ese dinosaurio gentil, de cuello largo y comedor de plantas de finales del Jurásico?

Ya que bien, el hecho es que este saurópodo de 30 metros de largo tenía una delgada cola de sobra de 6 metros que (según ciertos paleontólogos) podía chasquear como un látigo, a velocidades hipersónicas, para sostener a raya a predadores como el Allosaurus.

Naturalmente, el Diplodocus (por no charlar de los contemporáneos Brachiosaurus y Apatosaurus) podía sencillamente machacar a sus contrincantes con una patada bien puesta, pero ese es un ámbito bastante menos cinematográfico.

9. Velociraptor: una garra mortal

Los Velociraptores, que se hicieron conocidos merced a Parque Jurásico, eran de todos modos mucho más pequeños y pausados en la vida real que en la película, pero proseguían teniendo una garra enorme y afilada con apariencia de gancho en su segundo dedo. Las indagaciones modernas proponen que esta garra se usaba para eludir que sus víctimas escapasen de su agarre. 🪝

Su nombre significa «ladrón veloz» y diríase que vivieron hace entre 75 y 71 millones de años. Pertenecían al periodo Cretácico tardío. Sus fósiles se han encontrado en China y Mongolia. Se clasifican como réptiles y forman parte a la familia Dromaeosauridae.

Tienen la posibilidad de pesar entre 15 y 20 kilos y medir hasta 2 metros. Si bien logren parecer probablemente inofensivos por su tamaño y peso, acostumbran a agredir a las manadas.

8. Mapusaurus Roseae: una manada malévola

Este colosal dinosaurio carnívoro llegó a medir mucho más de 9 metros y los paleontólogos han encontrado pruebas directas de que este feroz depredador cazaba en manada.

Vivió en lo que el día de hoy es Sudamérica a inicios del Cretácico Superior. Tiene muchas peculiaridades que lo hacen afín al Giganotosaurus.

7. Coelophysis: Dientes Mortales

No dejes que el tamaño te engañe. Si bien Coelophysis solo pesaba unos 20 kilogramos, las pruebas fósiles prueban que cazaba en manada. Asimismo era muy ágil y podía alardear de tener unos dientes afilados como cuchillas. 🔪

Vivió en el presente sur estadounidense y en el sur de África a fines del Triásico Superior.

6. Allosaurus: un mordedor osado

Entre los dinosaurios carnívoros mucho más peligrosos del Jurásico, el Allosaurus era un depredador ambicioso y alarmante. Los paleontólogos han encontrado fósiles de muchas otras especies de dinosaurios, como el estegosaurio, infestados de fabricantes de bocados del alosaurio.

Puede ser arriesgado elucubrar sobre el número de individuos que ya están en un instante particular para un preciso género de dinosaurio, basándose únicamente en las pruebas fósiles. Pero si nos encontramos prestos a ofrecer ese salto imaginativo, entonces el Allosaurus era un depredador considerablemente más mortal que el Tyrannosaurus rex.

En el oeste estadounidense se han encontrado varios ejemplares de este feroz carnívoro de tres toneladas y fuertes mandíbulas. Por muy mortal que fuera, el Allosaurus no era muy capaz. Por servirnos de un ejemplo, un conjunto de mayores murió en solo una cantera en Utah, enfangados en el lodo profundo mientras que salivaban sobre presas ahora atrapadas y en apuros.

5. Ankylosaurus: una maza enorme

Este herbívoro puede no parecer mortal por el hecho de que era un devorador de plantas, pero este dinosaurio acorazado y de cola regordeta empleaba probablemente esta herramienta como mecanismo de defensa. Si agitaba su pesada cola, podía producir bastante fuerza para machacar huesos. 🦴

El dinosaurio acorazado Ankylosaurus era un familiar próximo del Stegosaurus. Estos dinosaurios repelieron a sus contrincantes del mismo modo. Al tiempo que el Estegosaurio tenía 4 púas óseas en el radical de su cola, el Anquilosaurio se encontraba pertrechado con una gigantesca maza de 45 kilogramos, el semejante del Cretácico tardío a una maza medieval.

Un golpe bien dirigido podría romper de forma fácil la pata posterior de un tiranosaurio Rex hambriento, o aun arrancarle ciertos dientes, si bien uno piensa que asimismo probablemente halla sido usado en las riñas entre Anquilosaurios a lo largo de la temporada de cría. ⚔️

4. Majungasaurus: un caníbal

Majungasaus, entre los pocos dinosaurios caníbales populares, tenía un cráneo diferente al de la mayor parte del resto terópodos. Su hocico corto y robusto le dejaba matar a sus presas mordiéndolas y reteniéndolas hasta el momento en que morían (muy semejante a los felinos modernos). 🐆

El hallazgo de viejos huesos de Majungasaurus con fabricantes de dientes es buen rastro de que estos terópodos de una tonelada atacaban a otros de su clase (acechándolos en el momento en que estaban muy hambrientos y quizás aun alimentándose de sus restos si los hallaban fallecidos). No obstante, semeja que este depredador pasó la mayoría de su tiempo aterrorizando a los dinosaurios herbívoros mucho más pequeños de África en el Cretácico Superior.

3. Spinosaurus: un nadador ágil

Indagaciones recientes demostraron que el Spinosaurus Aegyptiacus es probablemente la mayor clase de dinosaurio carnívoro que existió, con mucho más de 15 metros de longitud. ¡No estarías seguro en el agua! El Spinosaurus pertence a los pocos dinosaurios populares que tienen la posibilidad de nadar.

Este depredador de diez toneladas pasaba sus días en los ríos y sus aledaños, atrapando a los peces entre sus gigantes mandíbulas de cocodrilo y, en ocasiones, saliendo a la área como un tiburón para aterrorizar a los pequeños dinosaurios terrestres. Los dientes del Spinosaurus eran cónicos, rectos y sin estrías.

Aun probablemente halla luchado esporádicamente con el cocodrilo de tamaño comparable Sarcosuchus, nick el «SuperCroc», indudablemente entre los encuentros épicos del periodo Cretácico Medio.

2. Tyrannosaurus rex: el dinosaurio mucho más desapacible

El «rey de los lagartos déspotas» siempre y en todo momento va a ser entre los dinosaurios mucho más temibles y fatales. Tenía una fuerza de mordida tres ocasiones mayor a la de un enorme tiburón blanco, lo que la transforma en la fuerza de mordida mucho más fuerte de cualquier animal terrestre que haya existido.

Jamás entenderemos si el Tyrannosaurus rex era especialmente mucho más feroz o alarmante que otros tiranosaurios menos populares como el Albertosaurus o el Alioramus, o aun si cazaba presas vivas o pasaba la mayoría de su tiempo comiendo cadáveres ahora fallecidos.

Sea como fuere, está claro que el T. rex era una máquina de matar completamente servible en el momento en que las situaciones lo demandaban, dado su volumen de cinco a ocho toneladas, su aguda vista y su colosal cabeza salpicada de varios dientes afilados. (Hay que aceptar, no obstante, que sus pequeños brazos le daban un aspecto un tanto cómico).

1. Giganotosaurus: un destructor amenazante

A lo largo del periodo de tiempo Cretácico en Sudamérica, los dinosaurios eran mucho más fieros y enormes que sus análogos en otras unas partes del planeta.

El Giganotosaurus, un depredador de entre ocho y diez toneladas y tres dedos, cuyos restos fueron encontrados cerca de los del Argentinosaurus, esentre los dinosaurios mucho más enormes que han pisado la Tierra. 🦕

La conclusión ineludible: el Giganotosaurus fue entre los pocos terópodos capaces de eliminar a un titanosaurio adulto (o, cuando menos, a un juvenil).

Bonificación: Liopleurodon

Su nombre significa «dientes llanos». Los Liopleurodontes eran réptiles carnívoros marinos. Forman parte a la familia de los Pilosauroideos. Vivieron a lo largo del Jurásico Medio y podían lograr la gran longitud de 25 metros. 🐋

Sus fósiles se han encontrado más que nada en Inglaterra y Francia y se conoce que una clase existió en algún sitio de Rusia. Tenían 4 extremidades fuertes, lo que señala que eran bañistas muy poderosos. Una investigación exhibe que esta composición dio una increíble aceleración, aun una agilidad máxima rapidísima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *