Huevos de dinosaurio

Algunos huevos de dinosaurio tardaron un tiempo sorprendentemente largo en eclosionar, según un estudio publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences. Examinando los dientes de los embriones de dinosaurios no eclosionados, los paleontólogos determinaron que una especie pasó unos tres meses de incubación, mientras que otra pasó seis.

Los fósiles de huevos de dinosaurio pueden ser comunes, pero los embriones son muy raros. «No se sabe prácticamente nada sobre su embriología», dijo Gregory M. Erickson, de la Universidad Estatal de Florida, a The New York Times.

Pero los huevos de dinosaurio pueden arrojar luz sobre cómo evolucionaron las criaturas, cómo se comportaron y cómo se extinguieron. Aquí hay seis cosas que hemos aprendido de los huevos de dinosaurio, y a veces de un embrión afortunado.

Los huevos se incuban durante mucho tiempo

Los huevos de las aves tardan entre 11 y 85 días en eclosionar. Los paleontólogos han supuesto durante mucho tiempo que los dinosaurios tenían una tasa de incubación similar, ya que son muy parecidos a las aves modernas.

En su nuevo trabajo, Erickson y sus colegas examinaron los embriones de Protoceratops andrewsi, un dinosaurio con cuernos del tamaño de una oveja cuyos huevos eran relativamente pequeños, y de Hypacrosaurus stebingeri, un dinosaurio con pico de pato que llegó a medir unos 10 metros de largo como adulto.

El equipo encontró líneas de crecimiento formadas por un tejido llamado dentina que se deposita diariamente en los dientes embrionarios. Contando las líneas de crecimiento de los dientes, pudieron calcular el tiempo de desarrollo de los embriones.

Las estimaciones de los dientes embrionarios revelaron que el Protoceratops tardó casi tres meses en incubarse, y el Hypacrosaurus seis meses. Esto indica que los huevos de dinosaurio nacen a un ritmo pausado, más parecido al de los reptiles que al de las aves. Una incubación más larga habría expuesto a los huevos (y a los padres que los custodiaban) a los depredadores, a las catástrofes naturales y al hambre.

La lentitud de la incubación puede incluso haber desempeñado un papel en su extinción tras el impacto de un asteroide en la Tierra hace unos 65 millones de años. Los dinosaurios eran menos eficientes energéticamente que los reptiles y anfibios de sangre fría, y tardaban al menos un año en madurar.

El largo tiempo de incubación de sus huevos puede haber dificultado aún más la competencia de los dinosaurios con las aves, los reptiles y los mamíferos de rápida reproducción. «Los dinosaurios terminaron con las cartas equivocadas en la mano, la mano del hombre muerto», dijo Erickson a Science.

¿Cómo se mantuvieron calientes los huevos?

Las cáscaras de huevo están llenas de carbonato cálcico, un mineral cuyo análisis puede proporcionar pistas sobre si los dinosaurios eran de sangre caliente o fría, es decir, si controlaban su propia temperatura corporal o dependían del calor exterior.

Los investigadores han identificado una forma de carbonato de calcio que está compuesta por átomos de carbono y oxígeno que llevan algunos neutrones adicionales, lo que lo hace un poco más pesado.

Estos isótopos se dispersan de forma diferente en la cáscara del huevo en función de la temperatura corporal de la madre. En condiciones más frías, los isótopos se agrupan más. El equipo llegó a la conclusión de que los dinosaurios podrían estar a medio camino entre los de sangre caliente y los de sangre fría. Eran capaces de elevar su temperatura corporal por encima del aire ambiente de su entorno, pero no con la misma eficacia que las aves modernas.

Cuidado con los padres de los dinosaurios (a veces)

Algunos dinosaurios cuidaban de sus huevos y crías, incluso se sentaban en sus nidos para mantenerlos calientes. La primera evidencia de cuidado parental se encontró encáscaras de huevo trituradas mezcladas con una fosa común de dinosaurios de pico de pato descubierta en Montana. Los huevos pueden haber sido pisoteados por las crías que crecen en el nido, lo que sugiere que sus padres se quedaron para criarlos.

En un caso, un raro embrión restauró el honor de un padre prehistórico incomprendido. En 1923, se descubrió en el desierto de Gobi un alijo de huevos de dinosaurio que se cree que pertenecen a Protoceratops. Los investigadores también encontraron los huesos de un dinosaurio con pico que, según creen, voló y devoró los huevos. Este dinosaurio fue apodado Oviraptor, o «ladrón de huevos».

No fue hasta la década de 1990, cuando los investigadores encontraron un nuevo cargamento de huevos similares, que los paleontólogos se dieron cuenta de que el Oviraptor era en realidad un pariente devoto. Uno de ellos contenía un esqueleto embrionario de Oviraptor, lo que revela que los huevos no habían sido robados a un pariente de Protoceratops.

El Oviraptor identificado por los investigadores en la década de 1920 simplemente había estado cuidando su propio nido. El nombre Oviraptor no ha sido realmente saneado; sigue significando literalmente «ladrón de huevos». Pero su reputación ha mejorado. Ahora hay pruebas de que especies estrechamente relacionadas se sentaban en sus nidos, protegiendo sus huevos con los brazos. Una de ellas incluso se ha ganado el título de «Gran Mamá».

¿Huevos de dinosaurio azules?

Los huevos de dinosaurio varían en forma, tamaño, textura e incluso color. Algunos dinosaurios ponían sus huevos en un precioso tono azul verdoso. Los investigadores han detectado dos pigmentos, la biliverdina y la protoporfirina, en huevos fosilizados del oviraptorido de China. Esto sugiere que los huevos eran probablemente de un color azul verdoso que era menos visible que el blanco y les permitía camuflarse entre las hojas.

Los padres podrían haberlos colocado en nidos abiertos y vigilarlos en lugar de sentarse sobre sus cargas. Esta elección de color también habría hecho que los huevos fueran únicos. Los padres podían confiar en esta tonalidad distintiva para detectar imitaciones introducidas en el nido por embaucadores, como hacen los petirrojos modernos.

Huevos de dinosaurio bajo tierra.

Los huevos están salpicados de poros que permiten el paso de gases como el oxígeno, el dióxido de carbono y el vapor de agua entre el embrión y su entorno. Los investigadores han estudiado el tamaño y el número de estos poros para determinar el tipo de nido utilizado por los dinosaurios.

Resulta que la mayoría de las 29 especies de dinosaurios examinadas en este sentido probablemente enterraban sus huevos, de forma muy parecida a como lo hacen los cocodrilos modernos. Estos dinosaurios habrían dependido del calor de las plantas en descomposición y del suelo calentado por el sol para mantener sus huevos calientes, y sus huevos eran bastante porosos, probablemente para compensar la limitada circulación de aire en el suelo y el material vegetal confinados.

Sin embargo, algunos terópodos probablemente ponían los huevos en nidos abiertos, de forma muy parecida a las aves modernas (lo que tiene sentido, ya que este grupo es también el más emparentado con las aves).

Sus huevos tenían menos agujeros y más pequeños. Los investigadores creen que enterrar los huevos era un estilo de anidación más primitivo, mientras que los nidos abiertos se introdujeron más tarde (inicialmente, los dinosaurios que empollaban podían enterrar parcialmente sus huevos).

Los investigadores sugieren que el uso del calor corporal para mantener los huevos calientes puede haber salvado a los dinosaurios de anidación abierta de tener que incubar sus huevos en el suelo, donde habrían sido vulnerables a los depredadores, las inundaciones y las fuertes lluvias. Esto podría haber permitido a los dinosaurios trasladar sus nidos a árboles, acantilados y cuevas.

Conocer el sexo del dinosaurio a partir del huevo

Los huevos de dinosaurio pueden incluso, indirectamente, ayudar a los investigadores a determinar el sexo de un fósil adulto. Cuando un dinosaurio ponía huevos, producía temporalmente un tipo de tejido llamado hueso medular para recubrir las cavidades de la médula de sus huesos (lo mismo ocurre con las aves modernas).

Este tejido proporcionaba una reserva de calcio que la futura madre podía utilizar para fabricar cáscaras de huevo. Recientemente, los paleontólogos confirmaron que un fósil de fémur de tiranosaurio rex contenía tejido de médula, lo que indica que su dueña estaba embarazada. Este descubrimiento podría ayudar a los paleontólogos a determinar mejor el sexo de los fósiles de dinosaurio que estudian, lo que ha resultado sorprendentemente difícil en el pasado.

No se dañó ningún fósil en el proceso de hacer esta ciencia; el hueso ya estaba roto. Pero en el futuro, las tomografías computarizadas podrían ayudar a los paleontólogos a determinar qué fósiles deben sondear en busca de hueso medular. Y una vez confirmado que algunos dinosaurios eran hembras, los paleontólogos podrán encontrar otros rasgos relacionados con el sexo que buscar en el registro fósil.