El dinosaurio volador

Hubo una época muy anterior a la nuestra en la que convivían varios reptiles de gran tamaño llamados dinosaurios. La época en cuestión se refiere a la era mesozoica, que comprende tres períodos distintos: el Triásico, el Jurásico y el Cretácico.

Al igual que lo que conocemos hoy, en esta época existía una cadena alimentaria, con carnívoros en un lado y herbívoros en el otro. Estos últimos pueden ser dinosaurios marinos, terrestres o voladores. Cada uno tenía su propia forma de moverse.

Los dinosaurios voladores eran, sin duda, los más dispuestos a encontrar comida y a protegerse de sus principales depredadores.

¡Descubre cuál de nuestros disfraces de dinosaurio te vendrá mejor en tu fiesta!

¿Podemos hablar de dinosaurios o reptiles voladores?

Esta es una pregunta muy relevante. Hubo dos tipos principales de dinosaurios que poblaron la Tierra durante la era mesozoica. Estaban los ornitisquios, que eran avipelvianos, y los saurisquios. Pero, ¿cuál era exactamente la diferencia entre ellos?

Los ornitisquios

La principal característica anatómica de estos dinosaurios era que tenían una pelvis de ave. En efecto, como los pájaros de hoy, su pubis apuntaba hacia atrás, paralelo al isquion.

Este tipo de dinosaurio era esencialmente un herbívoro que estaba presente en gran número en todo el mundo.

Los saurisquios

Estos dinosaurios tenían lo que se conoce como pelvis de lagarto. De hecho, el pubis de los saurisquios estaba orientado hacia delante. Esta característica también se encuentra en nuestros reptiles actuales.

Los saurisquios incluían todas las especies de dinosaurios carnívoros, pero también una serie de dinosaurios herbívoros. La mayoría de ellos se extinguieron entre el Cretácico y el Terciario, quedando las aves (o dinosaurios voladores). Los reptiles voladores incluían un orden que era el de los pterosaurios.

¿Cómo podemos distinguir los dinosaurios voladores de los pterosaurios?

Al contrario de lo que solemos ver o leer en documentales o revistas, ¡los pterosaurios no eran dinosaurios voladores! Esto se debe a las diferencias más o menos marcadas entre estos dos tipos de categorías.

Por ello, es fundamental conocer sus principales características para poder diferenciarlas mejor.

Las principales diferencias anatómicas entre los dinosaurios y los pterosaurios

La diferencia anatómica de la pelvis es lo que distingue a los dinosaurios de los pterosaurios.

La primera característica del pterosaurio fue la aparición de sus alas. Aparecieron como expansiones membranosas que conectaban las extremidades posteriores con el cuarto dedo, mientras que las alas de las aves y los dinosaurios voladores corresponden a extremidades anteriores modificadas. Por lo tanto, eran huesudos.

La segunda característica es la de las extremidades. Los pterosaurios tenían extremidades que se extendían a ambas partes del cuerpo. Los dinosaurios tenían extremidades por debajo de su cuerpo para soportar su peso y permitirles mantener una postura rígida cuando estaban erguidos o a cuatro patas.

Tipos de dinosaurios voladores que han existido

Varias especies de reptiles voladores poblaron la Tierra, o al menos el aire, durante la era mesozoica. Los dinosaurios voladores incluían, y siguen incluyendo hoy en día (aves), tanto a los carnívoros como a los herbívoros y omnívoros.

Ahora que ya conoces las características que, con el tiempo, dieron lugar a las aves, vamos a ver algunos tipos de dinosaurios voladores o aves primitivas:

Un pájaro primitivo, el Archaeopteryx

Probablemente la forma de transición más representativa entre los dinosaurios no voladores y las aves que hoy conocemos. El Archaeopteryx tenía plumas y no medía más de medio metro de largo. Tenía alas largas y vivió durante el período Jurásico Tardío hace 250 millones de años.

Varias investigaciones científicas han sugerido que el animal sólo podía desplazarse planeando y que también podía trepar a los árboles.

Entre los dinosaurios voladores que vivieron durante la era mesozoica, había diferentes tamaños:

Iberomesornis

Este dinosaurio volador vivió en el período Cretácico, hace 125 millones de años. Su tamaño era tal que no superaba los 15 centímetros. Sus patas eran prensiles, tenía huesos coracoides y un pigóstilo. El fósil de este ejemplar se encontró en España.

Ichthyornis

Probablemente una de las primeras aves con una serie de dientes en la mandíbula. El naturalista Charles Darwin consideraba este espécimen como una verdadera prueba para su trabajo sobre la teoría de la evolución.

El Ichtyornis era un dinosaurio volador que vivió hace 90 millones de años. Su envergadura era de unos 43 centímetros. Su aspecto era muy similar al de las gaviotas actuales.

Quetzalcoatlus, uno de los mayores dinosaurios voladores

Este impresionante dinosaurio, que vivió principalmente durante el período Cretácico, pertenecía a la llamada clase de reptiles pterodactiloides, pterodáctilos y pterosaurios. Este pterosaurio con forma de serpiente emplumada medía casi 11 metros de largo y 6 metros cuando estaba de pie en el suelo. Pesaba entre 70 y 200 kg según la especie y pertenecía a la familia Azhdarchidae.

Durante el Cretácico, había varias especies de dinosaurios voladores con una gran envergadura. El Quetzalcoatlus habría vivido en Texas y probablemente en los alrededores, ya que se han encontrado huesos fosilizados en algunos de estos lugares.

Gran amante de los peces y crustáceos cuando se encontraba en las cercanías de los pantanos, o carroñero cuando un cadáver de dinosaurio se encontraba en sus proximidades, el Quetzalcoatlus sabía perfectamente cómo adaptarse a cada situación para sobrevivir.

Regalar a tu hijo un peluche de dinosaurio es el mejor regalo para alegrarle el día.

Otras dos grandes especies de dinosaurios voladores

Se han encontrado fósiles del impresionante Hatzegopteryx thambema en Rumanía. Este reptil volador medía 13 metros de largo y tenía una envergadura de 12 metros en vuelo. Pesaba alrededor de 100 kilogramos.

Por último, el dinosaurio volador Ornithocheirus (también llamado Tropeognathus) tenía la misma dieta que Quetzalcoatlus. Por lo tanto, podría ser tanto piscívoro como carroñero. Tenía una envergadura de entre 6 y 12 metros y pesaba unos 100 kilos.

Dinosaurios voladores más pequeños

Tras poner el ejemplo de estos impresionantes ejemplares, hubo dinosaurios voladores mucho más pequeños que vivieron en la era mesozoica. Este fue el caso de Rhamphorhynchus, que tenía una envergadura de apenas dos metros.

Su nombre se traduce literalmente como mandíbula. Su hocico terminaba en un pico con falta de dientes en el ápice (que conecta el hombro con el tórax), vértebras caudales fusionadas que forman la cola del ave o pigóstilo y patas prensiles.

Los dinosaurios con estas características eran arborícolas, tenían potentes alas que les permitían volar y eran considerados los dinosaurios más fuertes.

¿Qué es un pterosaurio? ¿Cuáles son sus características? ¿Cuál es su clasificación filogenética?

Los pterosaurios, por definición, son un orden extinto de reptiles voladores. Se cree que existieron desde el Triásico Superior hasta el final del Cretácico. Los pterosaurios no son ni dinosaurios ni aves. Para ser más exactos, eran diápsidos ornitodíridos arcosaurios. La mayoría de los pterosaurios tenían una cresta en la cabeza como atributo sexual.

Los pterosaurios tenían la particularidad de tener una ventana orbital o un agujero delante del ojo. El foramen parietal también estaba reducido. Si observamos el quinto dedo del pterosaurio, podemos ver que era bastante pequeño.

Desde el punto de vista filogenético, los pterosaurios pertenecían a un orden del reino animal, el phylum Chordates y el subphylum Vertebrae. Formaban parte de la superclase Tetrápodos, de la clase Saurópsidos y de la subclase Diápsidos.

Su subclase era la de los Arcosauromorfos, su primer clado el de los Arcosaurios, el segundo el de los Avemetatarsianos y el tercero el de los Ornitodones. El orden de los pterosaurios se dividió a su vez en dos subórdenes, los pterodactiloides y los ramphorhynchoides.

Los pterodáctilos carecían parcial o incluso totalmente de cola. Sus cráneos eran imponentes, como lo ilustran perfectamente el Pterodactyl y el Quetzalcoatlus. Los ramphorhynchoides eran más arcaicos que los pterodáctilos.

Cada uno tenía una cola para asegurar su estabilidad. También tenían un cráneo más pequeño como Rhamphorhynchus y Dimorphodon. También se han realizado estudios sobre la constitución de su pelaje. Estas últimas, en forma de pelos denominados picnofibras, debieron dar a los pterosaurios un carácter endotérmico. Esto significa que su organismo mantenía una temperatura metabólica favorable y constante. Los pterosaurios también eran ovíparos y cuadrúpedos.

Su dieta era tal que podían ser filtradores, comedores de peces, insectívoros, comedores de mariscos, etc. Los esqueletos de los pterosaurios mostraban muchas características únicas.

Su anatomía estaba perfectamente adaptada al vuelo. Tenían un esqueleto neumático, idéntico al de los dinosaurios y al de nuestras aves actuales. Esta característica anatómica les permitía contener el aire, esencial para la respiración. Sus huesos finos y huecos, con una estructura de panal en el interior, aseguraban cierta ligereza y resistencia.

El suborden de los pterodáctilos es el que difiere un poco. Sus esqueletos estaban mejor adaptados para caminar erguidos. Los pterosaurios tenían de siete a nueve huesos en el cuello. Sin contar las vértebras sacras, estos reptiles voladores tenían entre 10 y 18 vértebras.

Así, en el suborden Pterodactyloidae, existía lo que se conoce como notario, correspondiente a la fusión entre las vértebras 3 y 7. Esta estructura permitía a los pterosaurios endurecer la columna vertebral.

Así, cuando volaban, los movimientos de torsión que acompañaban al batir de las alas eran mejor soportados por el animal. Los pterosaurios también tenían placas dérmicas óseas (gastralia). Su cavidad abdominal era corta y estaba rodeada por seis u ocho costillas. También tenían entre seis y siete citas esternales apenas definidas. Las clavículas eran inexistentes o estaban fusionadas con el esternón. La anatomía de la escápula era bastante llamativa, así como el hueso coracoides.

La rigidez del esqueleto del animal se explicaba por la fusión de estas dos partes llamada escapulocoracoide. Otra característica muy específica del pterosaurio era la presencia de un hueso adicional en el antebrazo llamado pteroide. Su función estaba relacionada con la tensión del propatagio del animal. Los pterosaurios eran también los únicos que tenían un hueso prepúbico. Este último es un hueso situado delante del pubis del animal.

En estos reptiles voladores, la organización de la cintura escapular era muy sofisticada, pero no la de los huesos de la pelvis. Hay de tres a diez vértebras sacras que, en el curso de la evolución, se fusionaron con el ilion. Se han realizado estudios en los primeros Rhamphorhynchoidea y han sido muy concluyentes. La estructura era mucho más rígida y fusionada en los pterodáctilos que en los Rhamphorhynchoidea.

En todos los pterosaurios, la estructura del cráneo era más o menos la misma; tenían un cráneo grande que a veces podía ser más alargado que todo su cuerpo (incluido el cuello).

Además, al examinar más detenidamente sus cráneos, los especialistas han observado cambios en la parte anterior, más concretamente en el maxilar superior, las premaxilas y los huesos de la frente. Sus ventanas temporales no estaban cerradas y sus cuencas oculares eran bastante grandes. Tenían anillos escleróticos y su visión era ligeramente estereoscópica, lo que les permitía percibir su entorno en relieve.

Se especuló sobre sus conductos olfativos. Deben haber pasado por la ventana preorbital o por un agujero en el fondo de la boca. Los pterodáctilos tenían la particularidad de poseer una imponente cresta cartilaginosa que podía tener diversas formas. Este suborden de pterosaurios había perdido, en el curso de la evolución, progresivamente sus dientes y acabó completamente desdentado (característica especialmente marcada en los pterodáctilos gigantes).

El vuelo en los pterosaurios

Durante la era mesozoica, había muchas especies de pterosaurios de distintos tamaños. Como resultado, cada uno tenía su propia forma de elevarse y moverse por el aire. Los especialistas creen que los pterosaurios más grandes simplemente planeaban (vuelo pasivo), y los más pequeños volaban (vuelo activo). Por lo tanto, todos ellos eran más o menos capaces de batir sus alas. Por lo tanto, se necesitaba mucha energía para moverse.

Por lo tanto, una hipótesis científica supone que estos reptiles voladores tenían un metabolismo homeotérmico. Su pelaje también debe haberles permitido conservar su calor corporal. Las alas de los pterosaurios tenían un patagio, similar al del murciélago. Esta membrana se forma a lo largo de los huesos de las extremidades delanteras del animal.

Los diferentes tipos de pterosaurios

En aquella época había diferentes tipos de pterosaurios, entre ellos los pterodáctilos. Estos últimos eran carnívoros y se alimentaban de pequeños animales.

La aparición del vuelo en los dinosaurios

La aparición del vuelo en los dinosaurios fue muy gradual. En otras palabras, estos gigantescos animales tardaron muchos años en desarrollar y adquirir la función de volar. Desde un punto de vista biológico, cada rasgo de carácter presente en un individuo, animal o planta, ha aparecido a lo largo del tiempo gracias a una evolución progresiva o brutal procedente del interior del organismo (como las mutaciones genéticas, por ejemplo) o del medio ambiente. Ambos están estrechamente relacionados.

La naturaleza es así, si se produce un cambio climático y dura un periodo de tiempo muy largo (como varios miles de años, por ejemplo), pueden producirse mutaciones en el genoma del individuo.

Características que surgieron con el tiempo

Se cree que los dinosaurios adquirieron varias características en el curso de la evolución que les permitieron elevarse en el aire y volar. Inicialmente, desarrollaron una anatomía de tres dedos funcionales en sus manos hace 230 millones de años en el suborden Theropoda. Sus huesos también se volvieron huecos con el tiempo y la mayoría de ellos eran ligeros.

En una segunda fase, habrían adquirido lo que se conoce como muñecas giratorias. El hueso en forma de media luna presente a este nivel les permitía cazar presas dando un golpe como hacían los velociraptores. Por último, había otras apariencias, como plumas en todo el cuerpo u otras (brazos largos, inversión del primer dedo del pie, cola corta o reducción del número de vértebras).

Así, con cada una de estas características, estas especies podían batir un poco las alas o al menos planear. Luego vino la aparición de los huesos caracoides. Estos conectan el hombro con el tórax. También aparecieron las vértebras caudales que se fusionaron para formar la cola, el pigóstilo y las patas prensiles.

Los pterosaurios con estos rasgos eran arborícolas y tenían un potente golpe de ala que les permitía volar. Luego, con el paso de los años, apareció el hueso resultante de la fusión de los dedos atrofiados (hueso alula).

Mucho más que una simple modificación anatómica aparecida en el curso de la evolución, el hueso del álula permitió al pterosaurio mejorar su maniobra de vuelo. Por último, la aparición de una cola, una espalda y unos huesos del esternón cortos permitió a estos reptiles voladores mejorar su capacidad de vuelo como nuestras aves actuales.

Hoy se descubren nuevos fósiles de pterosaurio

En los últimos años se han descubierto algunos fósiles de pterosaurio en algunos países del mundo. A pesar de la delicadeza y la fragilidad de los huesos de pterosaurio, algunos se han encontrado intactos para deleite de la comunidad científica.

Huesos del ejemplar de Cryodrakon boreas descubierto en Canadá

Fue el estudio de los fósiles descubiertos hace 30 años en Canadá lo que permitió a los científicos identificar y clasificar una nueva y desconocida especie de pterosaurio. Lo llamaron Cryodrakon boreas.

Este reptil volador tenía una envergadura de hasta 10 metros. Como resultado, ahora se considera una de las aves más grandes que han volado en la Tierra.

Se descubre la existencia de Mimodactylus libanensis en el Líbano

Se trata de un nuevo espécimen de pterosaurio que se ganó el reconocimiento de toda la comunidad científica internacional. Se ha descubierto un esqueleto completo de pterosaurio fosilizado en Oriente Medio. Fue desenterrado en el Líbano, en la caza de Jbeil.

Descubiertos los fósiles de un pterosaurio en Estados Unidos

El espécimen tenía unos 112 dientes. Algunos eran afilados y con colmillos. Se trataba de Caelestiventus hanseni y se encontró en un estado de conservación sorprendentemente bueno. Tenía un cráneo largo y estrecho, de 18 cm de altura. Su mandíbula era enorme y muy dentada. Seguramente tuvo un bocio.

En la actualidad, muchos científicos (paleontólogos, botánicos, naturalistas, genetistas, etc.) buscan constantemente nuevos hallazgos sobre los pterosaurios. Como ya se ha mencionado, los huesos de los pterosaurios son bastante frágiles (huecos y delgados).

Por ello, ¡son pocos los fósiles que se encuentran en un excelente estado de conservación! Por lo tanto, futuros descubrimientos podrían permitirnos saber más sobre cómo vivían estos reptiles voladores, cómo se comunicaban, cómo se protegían de diversos depredadores si sólo revoloteaban, por ejemplo.

Incluso sería interesante descubrir otros «eslabones perdidos» para comprender mejor los mecanismos evolutivos de estos animales.

¿Por qué algunos de ellos perdieron completamente sus dientes? Se trata de un tema sumamente interesante que podría permitirnos establecer un paralelismo con nuestras especies voladoras actuales.

Porque si observamos detenidamente las diferentes especies de aves que vemos hoy en día, nos daremos cuenta de que existen similitudes más o menos marcadas con estos primitivos reptiles voladores. El pelaje de los pterosaurios también desempeñaba un papel importante en la conservación de la energía, etc.

Por lo tanto, cada característica desempeña un papel muy importante, especialmente para la función de vuelo. Se han encontrado muchos fósiles en Estados Unidos, Canadá, África y Oriente Medio.

Es imprescindible investigarlo para entender qué tipo de clima y vegetación era la más o mejor adaptada… La dieta también nos permite comprender mejor una especie, su forma de vida, sus hábitos, etc. Así que no hemos terminado de aprender más sobre estos espectaculares e intrigantes reptiles voladores.