El dinosaurio más peligroso

Cuando oímos la palabra «dinosaurio «, pensamos en animales peligrosos con los que no queremos toparnos. Pero resulta que entre estos animales hay algunos más peligrosos que otros. He aquí una clasificación de las 10 especies más peligrosas que han existido.

10. El Diplodocus

Como todos los dinosaurios, el Diplodocus es un género animal extinto. Es un gigantesco herbívoro saurópodo. De los hallazgos se deduce que vivió en América del Norte. En la escala temporal, se sitúa en el Jurásico Superior.

El diplodocus es uno de los dinosaurios más fáciles de identificar. Se trata de un animal muy grande, con un cuello de más de 6 metros de longitud, compuesto por al menos 15 vértebras. La longitud de este cuello es una gran ventaja para el animal. Al ser un herbívoro, este cuello permite al animal acceder fácilmente a una mayor cantidad de alimento situado en el suelo o en el aire.

Su cola también mide al menos 6 metros de largo y se asemeja a un látigo. Al ser un animal de cuatro patas, las delanteras son más cortas que las traseras. Por lo tanto, el diplodocus tiene una postura horizontal. Gracias a estas características morfológicas, este dinosaurio da la impresión de ser un puente colgante.

Dado que es un herbívoro, cabe preguntarse por qué el diplodocus es un dinosaurio peligroso. El hecho es que el animal mide 30 metros de largo. Su cola no sólo es larga, sino que también es delgada. El animal utiliza su cola como un látigo, que hace chocar con gran velocidad cuando se acerca a un depredador. Además, como muchos dinosaurios, el diplodocus puede aplastar a sus oponentes con sus patas.

9. El Velociraptor

Este dinosaurio carnívoro de dos patas vivió 75 millones de años antes de la aparición de los humanos. Su nombre significa «ladrón rápido». Sus poderosas mandíbulas tenían unos 80 dientes.

Tenía entre 1,5 y 2 metros de largo. Su altura era de 75 cm para 15 a 20 kilos. Sus patas traseras terminaban en garras retráctiles. Con estas garras, podía herir mortalmente a su presa o defenderse. Tiene una cola rígida que le permite equilibrarse.

Una de las principales características del velociraptor es su cabeza aplanada y estrecha. Sin embargo, para un animal de su tamaño, su cerebro es relativamente grande. También tenía visión tridimensional.

Sus entornos de vida eran sabanas y regiones moderadamente áridas. Por los descubrimientos científicos, sabemos que estuvo muy presente en China y Mongolia.

Gracias a recientes descubrimientos, ahora sabemos que el velociraptor estaba cubierto de plumas. Sin embargo, estas plumas no eran suficientes para que el animal volara como las aves. Además, el tamaño de las patas traseras del animal hacía imposible este modo de locomoción. Se supone que estas plumas servían para regular la temperatura corporal del animal.

Dado el tamaño del animal, se podría pensar que se trata de un dinosaurio inofensivo. Pero esto no es cierto. De hecho, la potencia y el tamaño de sus garras lo hacían muy peligroso.

Las presas que apuñalaba apenas podían escapar o sobrevivir. Además, su velocidad de movimiento, que podía alcanzar los 40 km/h, lo convertía en un depredador que atacaba rápidamente. Esta es una característica muy útil para la caza y también para escapar de posibles depredadores.

8. Mapusaurus roseae

El «lagarto de tierra» es el significado del nombre de este dinosaurio. En la escala temporal, se sitúa en el Cretácico Superior. Por los descubrimientos realizados sobre ella, podemos deducir que estuvo muy presente en Sudamérica.

El Mapusaurus tenía un imponente tamaño de 12 metros. Es un dinosaurio muy parecido al Tiranosaurio Rex. Durante muchos años se confundió con el Spinosaurus.

Sólo gracias a los fósiles menos descompuestos de Mapusaurus se pudo establecer la diferencia. El Mapusaurus era un dinosaurio muy sociable y uno de los pocos que vivía en comunidad.

De todas las partes del cuerpo del Mapusaurus, su cráneo era la más prominente. De hecho, el cráneo era una característica que lo acercaba al Giganotosaurus. Las diferencias entre los dinosaurios de esta clase y el Mapusaurus eran que la parte delantera del cráneo era muy gruesa. Además, las aberturas tenían una forma más redondeada. Sin estas características especiales, el Mapusaurus se clasificaría en la familia Giganotosaurus en lugar de Carcharodontosauridae.

La información disponible sobre esta familia de dinosaurios es reciente y parcial. Sin embargo, se sabe que es gigante y feroz. El hecho de que vivan y cacen en comunidades los hace muy peligrosos. Otros dinosaurios no tuvieron ninguna oportunidad cuando fueron atacados por una banda de Mapusaurus roseae.

7. Coelophysis

Este dinosaurio terópodo con «forma hueca», como su nombre indica, es uno de los primeros descubiertos. En la escala temporal, se sitúa al principio del Jurásico inferior. También es uno de los pocos dinosaurios cuyos fósiles se han encontrado en varios continentes. De hecho, se han encontrado en varios lugares de Estados Unidos y también en África (Zimbabue).

Coelophysis medía unos 3 metros de largo y posiblemente más. Su larga cola era la mitad de su longitud. Como dinosaurio, no alcanzó el tamaño medio de un hombre. De hecho, Coelophysis medía aproximadamente un metro de altura y pesaba entre 15 y 20 kilogramos.

Tiene una boca estrecha con gran flexibilidad. Esto le permitía capturar rápidamente a sus presas más pequeñas. Tenía dientes curvados hacia atrás y muy afilados.

Este dinosaurio cazaba en grupo. Los Coelophysis vivían en una comunidad idéntica a la de los lobos tal y como la conocemos hoy. Esta organización hacía a Coelophysis muy peligroso (aunque pequeño) en comparación con otros dinosaurios que vivían individualmente.

Según algunas investigaciones, se cree que el Coelophysis es caníbal. Una característica que lo hace muy peligroso.

6. Allosaurus

El «lagarto diferente», como su nombre indica, es un dinosaurio terópodo. En la escala temporal, se sitúa en el Jurásico Superior. De los descubrimientos realizados sobre el Allosaurus se deduce que vivió en Norteamérica y Europa.

El Allosaurus fue uno de los primeros dinosaurios descubiertos. También ha sido objeto de numerosos estudios. Actualmente se dispone de mucha información al respecto. El Allosaurus aparece en la mayoría de las películas y documentales. Por ello, es bien conocida por el público en general.

El Allosaurus era un bípedo. Su robusto cuerpo estaba rematado por una larga cola. Tenía grandes brazos con tres dedos con garras. Su cuello en forma de S terminaba en una cabeza grande y más o menos estrecha. Las mandíbulas del Allosaurus estaban equipadas con dientes afilados y curvados.

El Allosaurus, un peligroso depredador, tenía un cuerno y otros rasgos anatómicos que lo diferenciaban de otros dinosaurios depredadores que podían parecerse a él. La longitud estimada del Allosaurus es de entre 8,5 y 12 metros. El peso medio de un Allosaurus adulto es de entre 1.000 y 4.000 kilogramos.

El Allosaurus, un carnívoro, está en la cima de la cadena alimentaria. Sus presas eran otros dinosaurios herbívoros de diversos tamaños. No dudaba en atacar a grandes dinosaurios, especialmente al saurópodo Camarasaurus, para alimentarse.

El Allosaurus utilizaba sus poderosas mandíbulas superiores como un hacha. Estas armas eran bastante mortales para la mayoría de los otros dinosaurios, a los que atacaban en manadas. Estaban muy organizados y emboscaban a sus presas.

5. Ankylosaurus

El «lagarto rígido», como su nombre indica, es un dinosaurio herbívoro. De los diversos descubrimientos realizados sobre él, podemos deducir que vivía en América del Norte. En la escala temporal, la situamos en el periodo Maastrichtiano. Esto es hace casi 72,1 millones de años.

De adulto, el Ankylosaurus medía 10 metros de largo. Tenía 1,7 metros de altura y pesaba 4 toneladas. Tenía cuatro patas. Sus mandíbulas tenían pocos dientes. Por lo tanto, era capaz de comer hierba sin masticarla demasiado.

Una característica especial del Ankylosaurus era su armadura. Se trata de placas óseas en la piel del animal. Para hacer una comparación, elegiríamos el cocodrilo como referencia. Se cree que una capa de queratina cubría el hueso. En la parte superior de su cráneo, había escamas circulares.

También había cuatro grandes cuernos piramidales en el cráneo. Estas placas protegían al animal de los depredadores. Sin embargo, el vientre del animal no tenía ninguna placa. Por ello, se veía obligado a tumbarse boca abajo para proteger esta parte de su cuerpo durante un ataque.

Uno podría pensar que, al ser un herbívoro, el Ankylosaurus es un dinosaurio inofensivo. Esto no era cierto. De hecho, tenía una cola que se consideraba un garrote. Esta parte de su cuerpo también tenía placas óseas. Al blandir su cola, el animal podía romper los huesos de sus depredadores.

Para maniobrar su cola, el Ankylosaurus utilizaba los músculos de la base de esta parte del cuerpo. En un duelo entre él y el Tyrannosaurus Rex, el Ankylosaurus podría ganar, simplemente apuntando correctamente a la cabeza de este temible carnívoro. Todo lo que tendría que hacer es usar su cola de garrote.

4. El Majungasaurus

El «reptil Mahajanga», como su nombre indica, es un suborden de terópodos. De los descubrimientos realizados sobre él, se deduce que vivió en Madagascar. En la escala temporal, el Majungasaurus se sitúa en el Cretácico Superior. Este dinosaurio es un depredador bípedo. Su característica particular es el tamaño de su hocico. Su hocico es corto.

La longitud media del Majungasaurus era de 7 metros y su altura de 3 metros. El peso medio de un adulto era de una tonelada. Sin embargo, cuanto más grande es el animal, más seguro estamos de que pesaba más de una tonelada.

No hay información completa sobre el Majungasaurus. Sin embargo, estamos convencidos de que sus patas delanteras son pequeñas. Sus patas traseras son grandes y robustas. Su cráneo es muy grande. Uno de sus rasgos distintivos es que su cráneo está adornado con un cuerno solitario muy curvado. Este cuerno da la impresión de ser una cúpula.

Las dos mandíbulas del Majungasaurus tienen un gran número de dientes. En su hábitat, estaba por encima de todos los depredadores. Su principal presa era el Sauropoda. A partir de los numerosos estudios realizados sobre el Majungasaurus, es seguro que se alimentaba de su propia especie.

El Majungasaurus era el terror diario de otros dinosaurios, especialmente de los herbívoros más pequeños. Además de ser un notorio caníbal, también puede haber sido un carroñero.

3. Spinosaurus

El Spinosaurus es un dinosaurio que vivió durante el Cretácico tardío y temprano. De los descubrimientos realizados sobre él se deduce que vivió en la región del actual Magreb. A partir de la información completa proporcionada por el fósil de un solo Spinosaurus, es seguro que este dinosaurio tenía cuatro patas y era semiacuático.

El Spinosaurus se caracterizaba por un hocico estrecho y largo. Sus mandíbulas tenían dientes en forma de cono. Su cráneo se parecía al del cocodrilo moderno. Su dieta consistía en especies acuáticas, así como en otros pequeños dinosaurios.

Como característica distintiva, el Spinosaurus tenía una cresta nasal. Esto se colocó sobre sus ojos.

El Spinosaurus medía más de 15 metros de largo y pesaba 10 toneladas. A partir de recientes investigaciones avanzadas, se cree que la tierra no ha albergado un carnívoro más grande que éste. Uno puede imaginar el terror que supuso para las especies terrestres y acuáticas. Pudo nadar perfectamente.

Un depredador muy peligroso, el Spinosaurus podía emerger en cualquier momento del agua para atacar a los pequeños dinosaurios. En el agua, se comportó exactamente como un cocodrilo. De hecho, tenía unas mandíbulas idénticas a las del animal semiacuático conocido en la actualidad. Fue un gran oponente del Sarcosuchus. Este último es un cocodrilo de tamaño similar al espinosaurio.

2. Tiranosaurio rex

El tiranosaurio vivió en la actual América del Norte. En la escala temporal, se sitúa en el Maastrichtiano superior. El «rey de los lagartos tiranos», como su nombre indica, es bien conocido por el mundo científico y el público. No hay documentales o películas sobre dinosaurios que no hayan contado con este carnívoro de dos patas.

Considerado a menudo como el dinosaurio más fuerte, su cuerpo estaba terminado por una larga cola que ayudaba a estabilizar su gran cráneo. Tenía brazos pequeños y atrofiados.

Estas extremidades delanteras estaban terminadas por dos dedos con garras. Su longitud podría alcanzar los 13,2 metros. Es posible que tuviera competidores en términos de tamaño. Pero lo cierto es que también fue el dinosaurio carnívoro más peligroso que ha dado la tierra.

De hecho, este dinosaurio podía superar los 4 metros de altura. Podría pesar 8 toneladas. Este peligrosísimo depredador, junto con otros pocos dinosaurios de su época, estaba en la cima de la cadena alimentaria. Sus principales presas eran grandes herbívoros. Ataca principalmente a los Ceratopsidae. También se cree que se alimentaba de los restos de animales muertos.

El Tyrannosaurus rex era más grande que el Allosaurus. Este último vivió al mismo tiempo que el «rey de los lagartos tiranos». Sin embargo, el tiranosaurio no alcanzaba el tamaño del dinosaurio más peligroso: el giganotosaurio.

El tiranosaurio rex tenía una gran capacidad de ver muy lejos. Esta habilidad era muy útil para cazar, si es que cazaba. También es posible que este animal tuviera plumas.

1. Giganotosaurus

El «lagarto gigante del sur», como su nombre indica, vivió en Sudamérica como el dinosaurio más peligroso. En la escala temporal, se sitúa a principios del Cretácico Superior. La información disponible sobre este dinosaurio no permite conocer su tamaño exacto.

Sin embargo, se estima que su longitud es de unos 15 metros. Su altura era de entre 3,5 y 4,5 metros. Podía pesar 8 toneladas y a veces incluso 10 toneladas. Así que en términos de peso y longitud, se situaría por encima del tiranosaurio. Sin duda, merece su nombre.

En comparación con el tiranosaurio, el giganotosaurio tenía una vista pobre. Esto no impidió que fuera el dinosaurio más peligroso del mundo. Al estar más arriba en la cadena alimenticia, sus presas eran grandes herbívoros. Se cree que el tiranosaurio cazaba en grupo. Esto los hacía aún más peligrosos.